Deja un comentario

Claves para entender la situación del turismo de interior en la Provincia de Alicante

Desde hace algunos años venimos oyendo aquello del “Turismo de Interior” o bien “Turismo Rural”. Internet jugó un papel determinante en las primeras casas rurales que vendían “experiencias” y se dieron a conocer a través de portales con mucho éxito que ofrecían “paquetes” que combinaban alojamiento + actividades + gastronomía. Propuestas bastante económicas que tuvieron un ancho calado en las familias que veían cada vez más lejos la opción de alojarse en un hotel.

¿Una Costa Blanca?

Las comarcas del interior de la Provincia de Alicante, llámense l’Alcoià, el Comtat o el Vinalopó han estado históricamente marginadas por la adopción de la marca “Costa Blanca” por parte de la Diputación de Alicante hace casi 20 años. Se creó una demarcación, un destino y se olvidó el interior. Nadie pretenderá buscar “un interior” donde lo que se anuncia es costa. Obviamente esta zona del interior ni es costa, ni mucho menos blanca. Por lo tanto, una marca que se creó para aglutinar varios destinos turísticos como Benidorm, Denia o Calpe ha sido suficiente para no dar visibilidad al interior de nuestras comarcas. Por lo tanto, llevamos más de 15 años de retraso respecto a otros destinos turísticos que sí han tenido visibilidad bajo el paraguas de “Costa Blanca”.

El bagaje turístico en el Interior de Alicante

En Alcoy hace 10 años alguien se inventó el “turismo” con muy buenas intenciones. Se idearon espacios, se crearon museos y se colgó el cartel de la Tourist Info como sinónimo de estar reconocidos como “destino turístico” por la Agencia Valenciana de Turismo. Ahora bien, crear un destino turístico no es sólo montar una serie de museos, restaurar un par de murallas y colgar el cartel de “Vengan, esto es Turismo”. El destino turístico hay que saber gestionarlo. Durante este período la gestión de ese activo turístico recaía sobre la extinta “Fundación Puente de Culturas” que al más puro estilo de su homónima cartaginesa “Fundación Puerto de Culturas” pretendía gestionar, poner en valor y difundir nuestro potencial turístico. A fecha de hoy aún no sabemos qué fue de esa fundación, cuánto dinero nos costó a los alcoyanos (alrededor de 240.000€), cuánto costó a las empresas, qué promoción o alcance tuvo y qué beneficios, proyectos o contactos obtuvo. Díez años de ostracismo que aún hoy suponen un misterio aunque hemos conocido recientemente que ese dinero salió de las arcas del Ayuntamiento, aún sin estar claro quién debía pagar esta cantidad: por lo tanto mala gestión de nuestros dirigentes en aquella época y mala gestión de la oposición que ni se enteró de la película, ni exigió nada a nadie.

Esto evidencia uno de los errores más importantes que siguen cometiendo nuestros pueblos de interior: la falta de un proyecto turístico. Ya no hablamos de un proyecto turístico “comarcal” o “mancomunal”; ninguna de las ciudades que nos circunda tiene un proyecto turístico claro con unos objetivos, unas pautas, unos pasos o un calendario a seguir. Seguimos divagando en si turismo gastronómico, cultural, lúdico-festivo, de congresos o religioso. Sin una fundación llámese “Puente de Culturas” o “Alcoy Congresos” que no cumplió ni por asomo sus objetivos y sin una representación empresarial fuerte, la deriva está asegurada.

 ¿Cuál es el camino?

Para hablar de “turismo” hacen falta una serie de condimentos básicos que deben ir entrelazados:

  1. Producto
  2. Promoción del destino turístico
  3. Comercialización del producto

Evidentemente para empezar a “vender” hace falta tener un producto y eso lo tenemos: desde alojamientos, restauración, servicios turísticos complementarios, “souvenirs”, rutas turísticas, guías habilitados y un largo etcétera. Todo este “producto” se aglutina entre el producto tradicional que bien sirve para los “locales” como para los “visitantes”. Por ejemplo “la ruta del tapeo de Santa Rosa” es un producto que sirve para los que vivimos en Alcoy y es ideal para los que nos visitan.

En segundo lugar necesitamos una promoción del destino turístico. Alguien que hable con conocimiento de causa y de producto de lo que tenemos en el interior de Alicante. Bien sea en ferias de turismo, en networkings, presentaciones de destinos, presentaciones de productos, etc. Si vamos a ferias a promocionar nuestro interior sin producto, no sirve para nada.

Y ahora viene el kit de la cuestión: si tenemos productos, si se promociona el destino pero no se comercializa, la gestión no sirve para nada. De qué nos sirve ir a una feria a promocionar nuestro destino turístico sin productos y sin nadie que los venda. En este apartado es donde el turismo sufre la intromisión política: los políticos podrán hacerse fotos chulísimas con autobombo de grandes gestiones turísticas, pero mientras no haya detrás un producto y una comercialización de eso producto, la foto saldrá bien, pero eso NO servirá para nada. No me imagino a ningún político en ferias del mármol o del hierro hablando de las excelencias del alabastro o de los tornillos de titanio: eso es materia de los profesionales. Sin embargo, en temas turísticos primero va el político, se hace la foto y da a conocer las maravillas de su gestión: así nos va.

¿Qué necesitamos?

Sencillo y claro:

-Un proyecto turístico conjunto que aglutine a las comarcas del interior de la provincia de Alicante y ponga en valor varios bienes materiales o inmateriales: llámese ruta de los castillos, Fiestas de los Moros y Cristianos, Parque Naturales, etc.

-Seguir al pie de la letra la lección aprendida: producto + promoción + comercialización. Si cuando promocionamos el destino turístico no llevamos un producto con afán de comercialización, no estamos “vendiendo” nada.

Por otro lado, cabe añadir a la receta una “evangelización” es decir, que cada habitante de estas comarcas se crea el proyecto turístico y lo sepa “vender” dentro de unos márgenes objetivo: no somos la Selva Negra, ni las Cataratas del Niágara ni el Parque Natural de la Albufera de Valencia; somos lo que somos y debemos saber defender lo que tenemos con racionalidad y profesionalidad, con amabilidad, con simpatía y saber tratar y ayudar a la gente que nos visite porque un destino turístico no sólo lo forjan los profesionales y las instituciones públicas, además también las personas que habitan su territorio.

Parece fácil, pero llevamos 10 años de retroceso en cuanto a “marca”, estrategia y comercialización. Desde la Asociación Turismo Alicante Interior nacimos hace 15 años luchando por la profesionalización de nuestro sector y ahora organizados y al unísono, es momento de exigir un proyecto turístico y una promoción adecuada, donde el profesional sea partícipe y protagonista  de esas acciones. “Hasta aquí llego la nieve”.

Jorge Linares Domínguez

Presidente de la Asociación Turismo Alicante Interior

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: